Buscador de noticias

Por título o palabra clave

Facultad de Arquitectura y Urbanismo

El arquitecto de los juguetes de hojalata

La Tercera

La Tercera

[Coleccion] Unas 500 piezas de todo el mundo reunió Oscar Ortega. Algunas de ellas se exponen desde hoy en Viña del Mar.

TENÍA 14 años cuando la afición de Óscar Ortega Salazar (1939-2009) por los títeres y las casas de muñecas lo llevó a aprender la técnica para construir estas piezas en madera y luego empezar a coleccionarlas, sin imaginar que este simple hobby se convertiría en una de las grandes pasiones de su vida.

Casi 500 juguetes de hojalata de diversos tipos y distintos rincones del mundo logró reunir en su colección, vinculada a las entretenciones de la infancia de los años 40 a los 80, y que hoy por primera vez se expone al público en el Museo Fonck de Viña del Mar.

"Su sueño era ver en Valparaíso un museo de los juguetes, como en otras grandes ciudades del mundo", cuenta su viuda, Liliana Barría (67). "En cada viaje que hacíamos, en cada salida íbamos por las ferias, los persas, los mercados... Siempre él estaba mirando algún juguete para traer", recuerda de los 39 años que estuvieron casados.

Arquitecto de profesión y egresado de la U. de Chile, donde ejerció como docente de la Facultad de Arquitectura hasta 2007, Ortega era el menor de tres hermanos y el único varón. En 2009, y mientras dormía, se produjo su deceso por muerte súbita. "Desde niño tuvo dedicación por los juguetes, se preocupaba de repararlos, de que todos volvieran a funcionar", cuenta una de sus hermanas.

Juguetes de madera, libros con ilustraciones y en tres dimensiones, y la serie completa de El Peneca fueron parte de las piezas que, junto a los juguetes de hojalata, reunió en su vida y fue acomodando en la casa que el matrimonio mantiene en el Cerro Cárcel de Valparaíso.

"Por primera vez sus juguetes salen de esa casa y están en un museo, como él lo soñó. Esto nos emociona y es un homenaje", confidencia su viuda.

Amigo de la familia y aficionado también al mundo de los juguetes, que intercambiaba con el arquitecto, Alfredo Nebreda -vicepresidente de la corporación encargada del Museo Fonck- fue el promotor de esta lúdica muestra, que bajo el nombre "Un Pasado de Hojalata" reúne 200 piezas de lata de principios del siglo XX, que podrán ser visitadas hasta fin de año.

La arqueóloga del museo, Alejandra Martínez, destaca de la colección un auto de carreras Alfa Romeo de 1935. "Está hecho a escala y con muchos detalles, un juguete hecho para colección". Asimismo, se puede ver un buzón del Banco del Estado de Chile del 40 y distintos tipos de carruseles y trenes alemanes, estadounidenses y japoneses.

La elaboración de este tipo de piezas partió a fines de 1800, en Alemania, con la Revolución Industrial, y fue antes y durante la Segunda Guerra Mundial cuando tuvo su auge en Europa, hasta que la aparición de los juguetes de plástico, en los 50, los hizo desaparecer.

n

Publicado el sábado 11 de agosto de 2012, Vía La Tercera

por María Elizabeth Pérez

Jueves 16 de agosto de 2012

Compartir:
http://uchile.cl/t84184
Copiar

Enviar

Nombre Destinatario:
E-mail Destinatario:
Su nombre:
Su e-mail:
Comentarios: